James Robinson es el director del Instituto Pearson en la Universidad de Chicago. Su investigación se ha centrado en la relación entre la pobreza y las instituciones, con especial interés en Latinoamérica. Es internacionalmente conocido por su libro «Why Nations Fail». En esta entrevista habló con Contrafactual sobre Venezuela y las conclusiones que se pueden sacar a partir de su estudio de sus instituciones.

 

¿Es Venezuela un ejemplo de país desarrollado que cayó en una trampa institucional después de haber sido relativamente desarrollado?

No creo que Venezuela haya sido un país desarrollado alguna vez. Tuvo niveles de ingresos per cápita elevados para el estándar latinoamericano, pero explicado mayormente por altos precios del petróleo. Después de 1958 tuvo un sistema político oligopolístico de dos partidos, corruptos y no-cooperativos. En definitiva, ha habido muchos problemas institucionales que le dieron tracción al chavismo. Si se mira al periodo anterior a Chávez, hubo una década de incrementos importantes de pobreza y desigualdad. El sistema anterior falló.

 

¿Se puede volver al camino al desarrollo después de caer en una trampa institucional como la de Venezuela? ¿Cómo?

Los países pueden cambiar su camino hacia el desarrollo, pero requiere un proyecto político que puede abrir oportunidades ampliamente. Bogotá es un ejemplo interesante. Una secuencia de alcaldes -Castro, especialmente Mockus, y Peñalosa- cambió la forma de funcionamiento de la ciudad. Lo hicieron mediante la movilización de personas, que exigen más de la administración, rompiendo la vieja maquinaria política, haciendo elecciones sobre bienes públicos. El PT en Brasil hizo algo parecido durante un tiempo, pero el poder los corrompió. Se necesita un proyecto político de inclusión y movilización popular.

 

Las instituciones en Venezuela se han visto gravemente dañadas. Basado en la experiencia de otros países, ¿cuáles son los pasos que debería tomar un nuevo gobierno para restaurar el prestigio y la credibilidad de esas instituciones?

Como dije anteriormente, creo que Venezuela nunca tuvo buenas instituciones, que es la razón por la que Chávez llegó al poder. Para construir algo diferente necesitan una política genuinamente popular e inclusiva. Si lo logran, las instituciones se van a hacer caminos por sí solas. No soy un creyente de arreglos institucionales simples, como la independencia de los bancos centrales, ya que los problemas institucionales son mucho más graves que eso en Latino América.

 

¿Cuáles son los costos asociados a dar esos pasos?

Los costos los percibirían los que se benefician del desastre actual, que son mayoritariamente militares. Todo el resto está sufriendo actualmente en Venezuela, incluso muchos chavistas.

 

Algunos investigadores proponen la tesis que las instituciones creadas por los colonizadores determinan en parte el éxito de los países actualmente. ¿Es posible que un régimen de 20 años pueda destruir instituciones con 200 años de historia?

Creo que Venezuela sufrió de las mismas instituciones extractivas que sufrieron otras colonias españolas. No eran grandes poblaciones indígenas, pero hubo esclavitud, monopolios, sin estado de derecho o rendición de cuentas. Así que no creo que los chavistas hayan interrumpido algo. Utilizan estrategias que hemos visto muchas veces en la historia de América Latina. ¿Por qué tuvieron éxito? Porque Venezuela era una sociedad muy jerárquica y desigual, donde la mayoría de la gente fue excluida de las oportunidades. Es la habitual historia de América Latina que ha alimentado el populismo en Brasil, Argentina, Perú y –por cierto- Chile.

 

 

 

Tags: , , , ,

0 Comments

Leave a Comment